Testimonios “Los Amigos de Zippy”

Niñas y niños  de 1er. grado de una escuela pública de C.A.B.A. cuentan que aprendieron en el programa  durante 2016

– En Zippy aprendí a decir cosas buenas

– No pegar

– Escuchar

– Relajarme

– Recordar a las personas muertas

– Esperar mi turno

– Ayudar al otro compañero

– Respetar al que está hablando

Niñas y niños de sala de 5 de un jardín público de Avellaneda, también dejaron sus testimonios de lo aprendido en “Los Amigos de Zippy”, durante 2016

– Aprendí que cuando extraño a mamá, llevarle una flor me hace sentir mejor

– A darles consejos a los amigos. Hay que ayudar a los amigos cuando están tristes, decirles que no lloren más, que no se sientan tristes, invitarlos a jugar

– Que si el abuelo se siente mal le puedo dar té o café y muchos abrazos y besos

– Antes me peleaba con mi hermana y con Zippy aprendí a disculparme

– Que no nos tenemos que quedar callados. Mi primo es “todo grandote” y siempre me pegaba. Cuando salí del jardín fui y le conté al papá, y ya no me pega trompadas

– Cuando vine a éste jardín nuevo extrañaba a mi amiga Celeste. Aprendí a jugar con otros amigos y que si se sienten mal los puedo invitar a tomar un helado o a ir al cine

– Cuando mi gato murió todos estaban muy tristes. Yo me acordé mucho de Zippy, que tengo que pensar en cosas lindas

– Que si nos pasa algo le tenemos que contar a la seño, a papá, a mamá, a la tía

En el último encuentro de “Los Amigos de Zippy” en 2015, chicas y chicos comparten lo que aprendieron:

-“A hacerme amigo de los nenes nuevos para que se sientan bien”

-“Que cuando tengo una pérdida puedo guardar los pensamientos y recuerdos en mi corazón”

-“A hablar con la mamá, el papá o la seño si tengo un problema”

-“A invitar a un amigo a comer porque me hace feliz”

-“Aprendimos a ser más buenos con los demás”

-“Aprendimos cómo ayudar a un amigo cuando pierde a su mascota”

-“Aprendimos a pedir ayuda”

-“Aprendimos a compartir”

-“Aprendí que cuando quiero algo lo pido hablando y no sacando…”

-“Cuando un amigo se siente triste, ayudarlo dándole un abrazo, beso, haciéndole cosquillas”


Testimonios de padres cuyos hijos participaron del programa “Los Amigos de Zippy” en 2015:

-“El programa le enseñó a expresar sus sentimientos, y hacer que los demás se sientan bien cuando ve que otra persona está mal. Le gusta compartir y no pelear, se siente más seguro y le gusta hacer nuevos amigos”
-“Les contó de las reglas de Zippy a sus hermanos grandes. Les dice que no tienen que pelear, que tienen que hablar y ser buenos amigos”

-“La utilidad del programa me pareció buenísima, ya que ayudó mucho a los nenes en el jardín y en casa”

-“Lo ayudó a comprender algunas cosas y a descubrir lo bueno que él tiene”
-“Fue de gran importancia poder compartir en casa algo como esto, Zippy fue como un integrante más de la familia. Gran ayuda para todos”

-“A ella le interesa dialogar de las actividades que la seño le da sobre el programa, y siempre hace referencia a lo enseñado y trata de aplicarlo en casa”

-“Gracias al programa Marcos es más emotivo para ir a la escuela y más amistoso. A él le gusta mucho el programa de Zippy”

-“Yo agradezco al programa de Zippy por haber colaborado y compartido en la educación de mi hijo. Por haber abierto el conocimiento a algo que para mí era casi imposible de explicarle, el tema de la muerte. Ya que en casa está su abuela enferma de cáncer y mi hija tenía miedo de que muera. Con la explicación que ustedes le dieron él ya sabe lo que significa y estamos tranquilos. Desde ya les agradezco infinitamente y los voy a recordar siempre. ¡Mil gracias!”

-“Mi hija está más dada con las personas y siempre está pendiente de solucionar los problemas hablándolos, cosa que antes no hacía…”

-“Muy bueno, siempre se acuerda y nos dice lo que aprende en Zippy, y que le enseña a hablar cuando tiene un problema”


En el último encuentro del programa “Los Amigos de Zippy” en diciembre de 2014, niñas y niños comentan lo que aprendieron:

-“Aprendí que cuando estoy triste o enojado puedo recibir un abrazo o cosquillas y jugar con un amigo”

-“Zippy me enseñó a escuchar y pelear menos”

-“Aprendí que los cambios tienen partes buenas y malas”

-“Aprendí que si un amigo está triste o enojado: lo tenemos que ayudar; hay que charlar; le preguntamos que te pasó; lo llevamos a jugar, le decimos a la seño”

-“Me gustó que podemos hacer cosas para estar mejor”

-“Aprendí que si alguien te está acosando tenés que pedir ayuda a amigos, mamá, papá, tíos, tías, abuelos”

-“Zippy me enseñó a buscar soluciones”

En la evaluación escrita del programa, los padres destacaron:

-“Mi opinión sobre el programa es positiva, a mi hijo le gustó mucho. Ayuda mucho a los chicos a comprender las cosas que pasan”

-“Yo creo que fue muy buena la experiencia para él, ya que le daba miedo crecer, ser más grande y no se animaba a hablar de la muerte. Sin embargo habló con más naturalidad de morir y dijo que es parte de la vida, cosa que me asombró mucho”

-“El programa Zippy ayuda a resolver sus problemas, a saber qué está bien y mal, ayudar a los demás, a relacionarse con los demás, respetar, comentar los problemas, alegrías y tristezas. Las historias son buenas y ayudan a mi hijo. ¡Gracias!”

-“Notamos que nuestro hijo desarrolló aún más su sentido solidario y empático para con sus pares y ante las personas adultas”

-“Mi hija le explicó a su hermana menor que Zippy le enseñó que no hay que pelear y enojarse, sino hablar y pedir las cosas. Fue muy lindo escucharla explicándoselo”

-“El programa me parece excelente. Si bien mi hija ya tenía valores incorporados en su personalidad, en la familia agradecemos que este proyecto se los afiance e incorpore nuevas herramientas en la formación emocional de los chicos. Pude observar que mi hija se preocupa mucho por el bienestar de sus pares y los trata con respeto. Otra cosa a destacar es que fue manejando el miedo que tenía a la muerte; pudiendo afrontarla con naturalidad y sin tanta angustia. Lo vimos reflejado ante la reacción que tuvo con la pérdida de un ser querido ocurrido recientemente”

-“Mi hija era muy solitaria, a través del programa empezó a relacionarse más con otros chicos. Yo a veces no tengo tiempo, pero gracias al programa, ella aprendió mucho”

-“Desde que mi hija participa en el proyecto Zippy la veo con otro ánimo, afronta las preocupaciones que antes le afectaban de otra forma”

 

Los maestros que implementaron el programa con sus alumnos, nos cuentan:

-“Me gustó mucho el programa. A los nenes les sirvió mucho y pudimos trabajar tantas cosas al mismo tiempo. Fue muy importante que pudieran participar los papás”

-“Considero que los encuentros de Zippy fue el lugar que los niños encontraron para expresar lo que sentían y lo que tal vez en otros momentos no se animaban a contar. Fue muy útil para los niños, sus familias y para el equipo docente ya que pudimos conocernos desde otra mirada”

-“El programa me permitió aprender a trabajar diferente. No era un contenido a dar sino poder conocer e identificar tristezas, conflictos que presentan cotidianamente mis alumnos. Que logren expresarlos sin miedos, culpas, pidiendo ayuda, buscando soluciones”

-“Me siento dichosa de aplicar este programa con mis alumnos ya que vi lo bueno que fue para ellos. A mí también me ayudó en todo sentido tanto personal como profesional”


Palabras de una docente de Chacabuco a poco de iniciar el programa Los Amigos de Zippy

-“Antes de comenzar creí que los chicos no iban a responder ya que son chicos con muchos problemas y cuesta motivarlos. Creí que no iba a ser provechoso ni para ellos ni para mí. Pero desde el primer encuentro se re-entusiasmaron y a mí me encanta.

El programa cambió mi relación con ellos. Me concentro más en sus problemas, en lo que les pasa, en lo que piensan. Durante las clases estoy ocupada en otras cosas y no puedo darles tanto lugar a las cosas que me quieren contar. En cambio cuando es la hora de Zippy me dispongo a escucharlos. Siempre tienen cosas importantes para contar y esperan ese momento para hacerlo. Se afianzó el vínculo conmigo, confían en mí.

Cambié yo en cómo me manejo con ellos. Antes frente a los problemas de relación entre ellos, los retaba. Ahora los invito a que hablen sobre lo ocurrido, que ubiquen qué sienten y se pongan en el lugar del otro y piensen en qué podrían hacer para mejorar la situación. Y da resultado. Ellos dialogan y resuelven solos los conflictos.

Me gusta hacer Zippy porque me hace bien a mí. Incorporé Zippy a mi vida. Estoy más tranquila, puedo manejar los problemas de la vida de otra manera, actúo de otra forma más relajada, hasta a mí me sorprenden mis propios cambios. Zippy está incorporado en mí, y va a ser así de ahora y para toda la vida.

Lo que deseo es que les pase esto a los nenes, y veo que es posible, se ven cambios en ellos muy positivos”

 

Testimonios 2013

Niñas y niños nos cuentan su experiencia en Los Amigos de Zippy:

-“Aprendí que cuando me peleo mejor es hablar y no irme del problema ofendida”

-“Me ayudó a llevarme mejor con todos y ayudar a los que se sienten mal”

-“Me gusta Zippy porque aprendimos cosas nuevas e hicimos nuevos amigos. Con Zippy podemos resolver problemas”

-“Me ayudó a hablar y a no ser tímido como antes”

-“Aprendí a contar mis problemas para que me ayuden”


Los padres y los maestros agregan:

-“El programa Los Amigos de Zippy ayudó a mi hijo a levantar su autoestima y estar más seguro de sí mismo”

-“Ayudó a mi hija a relacionarse con los demás, a compartir y ayudar al otro”

-“Los Amigos de Zippy me ayudó a encontrar nuevas respuestas tanto personales como en mi trabajo de docente”

-“El programa ayudó a mis alumnos a respetar y a sobrellevar problemas”